martes, 15 de agosto de 2017

Senderismo por Zermatt, que hacer en 1 día

Zermatt es un pueblo que parece sacado de un decorado de una película. Todo es perfecto: las flores de los jardines, la decoración de las casas, música en vivo en los restaurantes...y cómo si esto fuera poco, el Cervino como telón de fondo, una de las montañas más bonitas y famosas del mundo.

En Zermatt no está autorizada la circulación de vehículos, por lo que no puedes llegar con tu propio coche, hay que subir desde la localidad de Täsch en un tren lanzadera con amplios horarios (ida y vuelta en el tren son 16.80 CHF) 
También se puede subir en taxi por 15€ por persona, pero nosotros preferimos el tren, que hasta ahora no nos habíamos montado en ninguno en Suiza :-)

Zermatt en invierno es un destino de esquí muy exclusivo, y ahora en verano todos los remontes y telesillas continúan abiertos para que los turistas suban a conocer la alta montaña...¡pero vaya precios!

Nosotros para ahorrar, hemos decidido venir temprano por la mañana desde Täsch, pillar un teleférico de solo de subida, caminar todo el día y volver a Täsch por la tarde-noche.

El remonte que hemos elegido ha sido el de Zermatt (1620 m) - Gornergrat (3089m) que cuesta la friolera de 94CHF ida y vuelta por persona. 
Nosotros no estamos dispuestos a pagar ese disparate, así que bajaremos en la parada intermedia de Riffelberg (2582 m, 32 CHF por persona) para rebajar un poco el precio, y para caminar desde alli hacia el famoso lago Riffelsee, en el cual se ve reflejado el Cervino.

Este tren cremallera es caro, pero se divisan unas vistas del Cervino increíbles:
 
Nada más bajarnos en Riffelberg, seguimos las señales hacia el lago Riffelsee y las vistas empiezan a ser soberbias.
El cervino se está tapando un poco, pero sigue siendo precioso.

Al fondo tenemos el Breithorn (4164) que es el cuatromil más sencillo de subir de los Alpes, ya que hay un teleférico que te deja a 3900 mt desde Zermatt.

Cuando llegamos al lago, las vistas se quedan un poco chafadas debido a la cantidad de gente que estamos. A tan solo 5 minutos desde el lago, hay otra parada intermedia del tren cremallera (Rotenboden), con lo cual este lugar siempre está lleno de gente y pierde su encanto.

Dicen que este lago es el más fotografiado del mundo... me lo creo.

Nosotros continuamos subiendo hasta la cima de Gornergrat, la última parada del tren cremallera. Durante la subida se empieza a ver el enorme glaciar Gornergletscher

 y colosales montañas por todos lados. De izquierda a derecha: Castor, Polux, Breithorn, Klein Matterhorn 

Aquí el gran Liskamm, con el nacimiento del glaciar Gornergletscher:
 
Las vistas desde la cima son memorables:

Desde aquí arriba se pueden ver 29 de las 34 cuatromiles que hay en Suiza!
Monte Rosa y Liskamm
Más de cerca el macizo del Monte Rosa, que con 4634, la punta Dufour es la montaña más alta de Suiza:
 
Aquí arriba a 3089 metros se encuentra también el hotel más alto de Suiza, con todo lujo y comodidades que proporciona un hotel.

Emprendemos la larga bajada...deshacemos el camino pasando por el Riffelsee y por la estación de Riffelberg. 

Desde aquí hay varias posibilidades de descenso hacia Zermatt, la más corta es seguir las indicaciones hacia la estación inferior, pero nosotros como tenemos tiempo decidimos bajar por una ruta más larga, por Gletschergarten -Furi-Zermatt. 

Decidimos en parte bajar por el camino largo, seducidos por este sendero:

Por el camino vimos varias Edelweiss o flor de las nieves
Cuando llegamos a la altura del río glaciar, tuvimos que cruzar un enorme puente suspendido de 100 metros de largo, y construido a una altura de ¡100 metros por encima del río!
Una pasada cómo se movía el puente cuando estabas caminando a mitad de camino,muy divertido jajaja

Siguiendo las indicaciones hacia el pueblo Furi, pasamos por un área de picnic muy bonita, en la cual había tirolinas y otras diversiones gratis jaja

 Despues de muchas horas de caminata llegamos a Furi, un pueblo al estilo Heidi muy bonito.
 
Pasamos de pagar el telecabina de Furi y continuamos nuestro descenso hacia Zermatt, alucinando con las casas tan bonitas que hay por aquí.

Y por fin llegamos a Zermatt...Hoy ha sido uno de nuestros mejores días por Suiza, pero también uno de los más cansados. Todavía tenemos que bajar en tren a Täsch, y sacar nuestro coche del parquing de un hotel que nos cobraba 10€ por el día entero. 
Mañana nos merecemos un descanso. 




0 comentarios:

Publicar un comentario