viernes, 21 de octubre de 2016

Isla de Pascua día 1: Senderismo hasta Ahu Akivi y Ana Kakenga

Me despierto temprano y comienzo a andar por la costa hacia el Norte. 
Mi intención es hacer una ruta circular caminando hacia Ahu Akivi, y volver de nuevo por el litoral. 

Mi primera parada es en Ahu Tahai, un centro ceremonial situado en Hanga Roa, el único pueblo de la isla.

Recuerdo que cuando ví Ahu Tahai a lo lejos, se me puso una sonrisa en la cara, eran mis primeros moais!!
 

Los primeros que te encuentras es un Ahu con 5 moais, es el llamado Ahu Vai Uri



A continuación en la misma explanada se encuentra solitario un viejo moai datado del año 700 d.C. es el Ahu Tahai, nombre que se le da a todo este complejo  


Por último, en el tercer y último Ahu de esta zona se encuentra Ahu Ko Te Riku que es el moai mejor restaurado de toda la isla. 

Le han colocado hasta los ojos con coral blanco, tal y como hacían los Rapa Nui.
También lleva el Pukao en la cabeza, que es una especie de "tocado de pelo" tallado en una roca volcánica de color rojizo. 
Los pukaos solo los levantaban sobre los moais más especiales (de hecho de los 1000 moais de la isla, solo 100 aproximadamente llevaban pukaos)



Desde aquí fui caminando hasta el museo Sebastian Englert. Había un grupo de escolares y me quedé escuchando las explicaciones de la profesora



Una de las mejores piezas del museo es un ojo original hecho de coral. Estos ojos se colocaban en los moais cuando estos ya estaban levantados en sus Ahus correspondientes.

Se pueden ver unas tablillas con la escritura Rapa Nui, que es una escritura jeroglífica que todavía hoy no se ha conseguido descifrar.

También me quedé alucinado con un moai femenino, no sabía que existieran:


Salgo del museo y utilizando el GPS una vez más, continuo caminando hacia el norte, pasando por varias colinas que en realidad son los cráteres de pequeños volcanes extintos.


Llego a Ahu Akivi que es el único centro ceremonial en el cual los moais se encuentran mirando al mar.



En realidad no es que miren al mar, se cree que cuando los Rapa Nui construían los moais, los orientaban para que las estatuas miraran al pueblo y así lo protegiera con su energía. Aquí daba la casualidad que el pueblo se encontraba entre los moais y el mar. 
Se aprecia una explanada donde se ubicaba el pueblo en frente de los moais, tal y como sucede siempre.

Es increíble, cada moai pesa unas 5 toneladas y ha sido trasportado (quien sabe como) desde la cantera de Rano Raraku que está a mas de 15 km...Es una pasada. 




En un abrir y cerrar de ojos se acercó una tormenta y comenzó a llover



Menos mal que pude refugiarme en una tienda de souvenirs que había cerca. Cuando paró de llover, tome uno de los caminos que conducían al mar. (Desde aquí sale otro camino que sube al punto más alto de la isla, el volcán Terevaka pero esta subida la dejo para el tercer día)


Antes de llegar a la costa, al cabo de caminar 15 minutos desde Ahu Akivi, el camino pasa junto a la cueva Ana Te Pahu, llamada vulgarmente como la cueva de los plátanos. 


Es la cueva más grande de la isla y en las zonas que da la luz los isleños aprovechaban para cultivar todo tipo de cosas.

Después de explorar un poco la cueva, continuo por el camino hacia la costa. 

Las vistas desde el litoral son muy bonitas y aquí se aprecia claramente el origen volcánico de la isla:



El sendero por el litoral es muy bonito y a medida que camino hacia el sur para volver al pueblo, me encuentro con varias cuevas más como Ana Te Pora, con una entrada peculiar:

La cueva más interesante de todas es Ana Kakenga, llamada vulgarmente la cueva de las 2 ventanas.
La entrada es bastante pequeña y me costó encontrar la abertura para introducirme dentro:



Esta cueva es en realidad un tubo de lava seca, con lo cual las paredes de la cueva es en realidad el camino que recorrió la lava antes de precipitarse al mar.



No tenía ni linterna, ni batería en el móvil :-(  
Tuve que ir avanzando a flashazos con la cámara de fotos.

Menos mal que después de los primeros metros ya se ve algo gracias a las "ventanas" que dan al mar.




Después de visitar Ana Kakenga, seguí el camino hasta llegar al pueblo y pasar de nuevo por Ahu Tahai. 

El recinto de Ahu Tahai es el mejor lugar de la isla para contemplar la puesta de sol. 



Además, al estar en el mismo pueblo es recomendable venir en más ocasiones para disfrutar del lugar. 
Yo fui varias veces, incluso por la noche para hacer fotografía nocturna :-)



En total en esta ruta han salido unos 20 Km caminando con 200 metros de desnivel positivo. 

Buena ruta para ser mi primer día en la isla :-)






0 comentarios:

Publicar un comentario