PAMUKALE - HIERAPOLIS Un capricho de la naturaleza.


Teníamos dudas de si venir a conocer Pamukkale, o sumar este día a la Capadocia...
Finalmente decidimos coger un avión desde Estambul hasta Denizli para conocerlo, y menos mal, porque es una pasada!


Mi opinión es que merece totalmente la pena. Pamukkale es raro, diferente, mágico, surrealista...Todo un capricho de la naturaleza que os voy a explicar ahora "a grosso modo":

Hace milenios, hubo terremotos en esta zona que ocasionaron que afloraran aguas termales del subsuelo.
Esta aguas estaban cargadas con una serie de minerales que con el tiempo fueron formando travertino (un tipo de roca sedimentaria) y piedra caliza de color blanco.

El resultado es alucinante, fijaros que bañeras de agua calentita para bañarte:


Antes de ser declarado Patrimonio de la Humanidad, los turistas insensatos se lavaban incluso con jabón dentro de las terrazas de travertino, y cantidad de hoteles se construyeron sobre la zona, con lo que la zona se dañó considerablemente y muchas pozas se secaron.


Hoy en día, después de pasar la barrera para entrar ( 25 TL, unos 8€) te hacen descalzarte para caminar por el travertino sin dañarlo. (llevar una mochila con una bolsa para meter el calzado dentro)

Aunque haga frío, no os preocupéis porque por el suelo corre agua calentita, así que puedes ir caminando descalzo con los pies calentitos :-)

A medida que vas subiendo, hay varias piscinas con aguas termales para darte un baño si lo deseas. Estas piscinas se han creado para que la gente no se meta en las pozas naturales y protegerlas.

Cuando llegamos a la parte de arriba, me llevé una gran decepción: ¡ Las terrazas naturales estaban secas!! 


Por lo que vi, han canalizado el agua termal que mana del suelo. 
Ahora el agua corre por una acequia para que los travertinos recuperen el blanco original estando al sol...Vaya un chasco.

Una vez en lo alto de la colina, se puede visitar las ruinas de la ciudad romana que construyeron aquí hace 2000 años: HIERÁPOLIS

Hierapolis
Hierápolis era una ciudad balneario famosa en el Imperio por sus aguas termales. A los que les guste "ver piedras"como a mi, os encantará esta ciudad. 


El teatro está reconstruido y es espectacular:


Caminamos por todas las zonas, y nos llamó la atención el buen estado de conservación de la enorme Necropolis que se extiende hacia las afueras de la ciudad:






Entre las 1200 tumbas de todo tipo, hay alguna rodeada de cal y travertino 







En el centro del complejo, hay una zona de restauración con bar y cafetería donde se encuentran las "Piscinas Antiguas"
Estas piscinas con aguas termales, están decoradas con restos de columnas y fragmentos de mármol sumergidos. (El ticket para la piscina cuesta 35 TL,unos 12€), meter el bañador también en la mochila)



La verdad que casi me estaba gustando más Hierápolis que Pamukkale... (por ahora).


Como teníamos todo el día para visitar la zona, Vane se quedó comiendo un helado y leyendo en la cafetería, y yo me fui a explorar algún sitio bonito para ver la puesta de sol.
Descubrí este rincón...


Wow, el sitio ideal!!

Menos mal que por lo menos han dejado una zona de travertinos con agua...Ahora si estoy alucinando con Pamukkale!! Aquí nos quedaríamos un buen rato viendo como caía el astro rey.


Desde aquí contemplamos una de las mejores puestas de sol que he visto nunca, precioso!!

Uno de los mejores momentos del viaje (me encantan las puestas de sol en lugares mágicos)


Pamukkale merece mucho la pena, pero sobre todo ver el atardecer!!


Lugares pendientes por la zona

Si hubiéramos tenido una noche más en Pamukkale, hubiéramos cogido un bus de ida y vuelta en el día para ver las ruinas de Afrodisias.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Las mejores rutas de Huesca-Faja de las Flores

Escalada deportiva en Montserrat: Collbato sector ELS GRAUS

Ascensiones fáciles en el Pirineo, Pico Mondoto