Isla de Lantau y Buda gigante del monasterio Po Lin

Una de las mejores cosas que se pueden hacer en Hong Kong después de haber disfrutado del espectáculo de sus rascacielos, es adentrarte en la isla Lantau para conocer el templo budista Po Lin.


Esta verde isla es en la que se encuentra el aeropuerto y también Disneylandia. 
Llama la atención la extensión de los verdes montes que todavía están sin colonizar por el ser humano, algo sorprendente para Hong Kong que es una de las ciudades más densamente pobladas del planeta.

Lo primero que hacemos es coger el metro hasta Tung Chung (ultima parada de la linea naranja)
Una vez aquí se puede ir al templo cogiendo el teleférico (cable car) o si tienes poco presupuesto como era nuestro caso, el autobús  Nº23

Al salir del metro por la salida B, llegas a la estación de autobuses antigua, pero el autobús hacia el templo sale de la estación nueva (solo hay que seguir a la marabunta de gente que va a coger el teleférico) la estación de bus nueva está a continuación del teleférico.

Allí cogemos el bus nº23 (los domingos el ticket es el doble de caro) 

El monasterio budista de Po Lin se hizo famoso en 1993 cuando construyeron el buda gigante hecho de bronce llamado Tian Tan:
Con sus 34 metros de altura y 250 toneladas de peso,es todo un reclamo turístico.
Sinceramente, este buda de Hong Kong no me ha sorprendido mucho, 35 mt de alto para un buda construido hoy en día no me parece tan excepcional... 
No se puede comparar al buda Daibutsu en Nara (Japón) de 500 toneladas y 15 mt de alto que fue construido hace cientos de años.

Lo que si me gusto bastante fueron los templos budistas a los que pertenece el Buda Gigante.
Están construidos entre preciosos jardines, allí pudimos ver alguna ceremonia bastante interesante.
Hay que ver lo que les gusta quemar incienso a esta gente... Menudas fumatas que hacían aquí:
Después de caminar y ver los templos, nos quedamos a ver una exhibicion de monjes Shaolin, puro espectáculo:
Muy entretenido
Para irnos del monasterio, en vez de volver a Tung Chung en bus para coger el metro, decidimos coger el autobús nº21 (en la misma estación de autobuses del monasterio) 
hasta un pueblecito pesquero llamado Tai O.
En este pintoresco pueblo se puede comprar todo tipo de pescado en los mercados callejeros, (nosotros nos conformamos con sacar unas fotos)
Tambien vimos cómo "faenaban" los habitantes del pueblo: 
Las casas están fabricadas de chapa metálica, esto en verano tiene que ser un horno,
Hay varios canales desde los cuales los habitantes pueden ir en barca hasta sus casas.
Es curioso el brutal contraste entre este pueblecito de Hong Kong, y la cercana ciudad de Hong Kong que es un auténtico hormiguero humano 

en definitiva una recomendable excursión desde Hong Hong para pasar un día completo


Comentarios

Entradas populares de este blog

Las mejores rutas de Huesca-Faja de las Flores

Escalada deportiva en Montserrat: Collbato sector ELS GRAUS

Ascensiones fáciles en el Pirineo, Pico Mondoto